OVEJÓN

 

          Luis Manuel Urbaneja Achelpohl

 

Por consenso unánime, la crítica venezolana no ha dudado en situar a Luis Manuel Urbaneja Achelpohl (1873-1937) como el máximo representante del llamado criollismo literario y como el iniciador del cuento moderno de su país con el tan celebrado “Ovejón” (1914).

Ya en 1951, marcando una pauta que se irá repitiendo con pocas variantes, José Fabianni Ruiz, consideraba este cuento como el “más logrado de Urbaneja y uno de los más hermosos en la historia del género en Venezuela”, y explica: “El poeta describe de modo directo, pero –repitámoslo- el paisaje responde a la tonalidad general del cuento, vale decir, no es el paisaje con soplos bucólicos, sino más ajustado a la verdad del realismo. Quizá un poco Pereda. En “Ovejón” no sobra ni falta nada. En esa prosa cuidada, en el personaje de Ovejón, resonante de leyenda, de jugo tradicional, se encuentran reunidos el fondo y la forma de lo que se ha denominado “cuento venezolano”.

Años después, en 1964. Fernando Paz Castillo también refrenda la calidad de “Ovejón” calificándolo como “uno de los mejores que se han escrito, no sólo entre los de Urbaneja, sino en Venezuela, en donde, sin duda alguna, hay obras maestras en el género, desde “Flor de la Selva” –también de Urbaneja- hasta hoy”.

Alberto Zum Felde (1964), sin nombrar “Ovejón” y citando “Flor de las selvas” (1901), La casa de las cuatro pencas (1937), pasando por Los abuelos, novela ¡En este país! (1910), y El tuerto Miguel (19027), califica a Urbaneja entre los mejores costumbristas sudamericanos.

Luis Alberto Sánchez (1968) empareja a Urbaneja y Miguel Eduardo Pardo y los sitúa entre lo que podría llamarse “el costumbrismo débil” de Hispanoamérica, al considerar que adoptan “un aire entre lírico y crítico, tierno y censor”… “los dos señalan las deficiencias, pero sin indignarse, como condescendiendo y hasta felices de ello”.

Luis Leal (1971) resume el argumento de “Ovejón” -“tal vez su mejor cuento”, dice- y el de “El ancestro”, para concluir afirmando que Urbaneja “puede ser considerado, sin duda alguna, como el fundador del criollismo en Venezuela y también como el maestro de Blanco Fombona. Coll, Pocaterra, Gallegos”.

En 1980, Oswaldo Larrazabal Henríquez, demostrando la supina ignorancia en que ha caído el famoso “Ovejón”, hace una escalofriante lectura de tan famoso cuento, y termina su análisis asegurando que es “una novela de enredos amorosos, muy picarescamente presentados y muy hábilmente especulados en lo que tienen de jocosos y de absurdos, a veces” (y no se trata de una errata sino de una manera de leer e interpretar).

En 1985, José Balza publica una antología del cuento venezolano con la advertencia de que Urbaneja, “siempre considerado como baluarte del criollismo, escribió, sin embargo, animados relatos de tono psicológico (“Ovejón”, “El enigma”) y enérgicas visiones de la guerra, como en el texto “Upa, Pantaleón, upa”, incluido aquí” (en su antología). El traslado de “Ovejón” desde un concepto de fundador de una de las corrientes importantes de Venezuela, el criollismo, a una militancia psicológica, permite imaginar una revisión de la valoración, no tan radical como la lectura de Larrazabal, pero si esperanzadora de nuevas estimaciones.

 

Por mi parte, y he de decirlo rápidamente, “Ovejón” me parece un cuento excesivamente ensalonado, es decir, para contarse en lo salones de clase media antes de la primera guerra mundial. Literariamente aplica un grado de inofensiva confusión al famoso argumento de la fábula del león y la espina, haciendo que tanto el león del cuento (¿será Ovejón; será el mendigo?) como el buen hombre que le quita la espina (es una fábula de Esopo de cinco siglos antes de Cristo) sean malos y buenos intercambiablemente. En la primera escena, Ovejón es el bueno que ayuda al mendigo enfermo que se encuentra al borde de ahogarse: le lava las heridas, las cubre con un pañuelo de seda,, le regala su camisola, le da monedas y, además, ¡¡un venezolano de oro!! Ovejón, sin duda, es el bueno del cuento.

En la escena siguiente, inmediata, Ovejón es el malo –ha robado y matado a un hombre-, que huye, en una yegua robada, de sus perseguidores. Estos, para seguir al famoso bandido, sueltan la potranca de la yegua en que huye Ovejón; ahora, el mendigo, tras un estricto examen de conciencia sobre lo acertado y beneficioso que sería para él conseguir la recompensa por la captura de Ovejón, decide realizar una rápida retirada con su faz abofallada, llena de nudos y pústulas (heridas con pus y costras), más el pie deforme recién lavado, para situarse estratégicamente y al ver pasar la potranca atontarla de un buen palazo y con otro tirarla a un barranco. De pronto el mendigo es también el malo: ayuda a un ladrón y asesino a huir, y además mata a una pobre potranca. Digamos que una vez Ovejón fue bueno y en la siguiente malo; y el mendigo una vez nada, ni león ni bueno, y en la otra malo. “Hoy por ti mañana por mi” es la equivocada y egoísta moraleja de Urbaneja. Una cosa es sacarle la espina a un león…

Dudo que Ovejón o el mendigo sean figuras o personajes tipicos de Venezuela; son el lugar común de cualquier país del mundo donde existan bandidos a los que se les conmueva el corazón y mendigos a los que ayuden los bandidos.

Y en lo referente al paisaje, uno es bucólico e indefinido, y el otro es una pulpería -no descrita- donde el farolero del pueblo bebe uno que otro trago con unos parroquianos; la conversación gira sobre los últimos delitos de Ovejón y su leyenda de una manera bastante trivial. Nada tampoco que pueda definirse como propio de Venezuela. Y en realidad, dos o tres venezolanismos no son suficientes para convertir el cuento en uno de los más hermosos de Venezuela y como el más típico representante del criollismo nacional. FTH

 


José Fabianni Ruiz: Cuentos y cuentistas, 1951

Fernando Paz Castillo: Reflexiones de atardecer, 1964

Osvaldo Larrazabal Henríquez: Historia y crítica de la novela venezolana del XIX, 1980

José Balza: El cuento venezolano, 1985

Alberto Zum Felde: La narrativa en Hispanoamérica, 1964

Luis Alberto Sánchez: Proceso y contenido de la novela Hispano-americana, 1968

Luis Leal: Historia del cuento hispanoamericano, 1971

  

OVEJÓN

 

Y en las bocacalles, sobre el camino real, se aglomeraban grupos de curiosos que alarmados repetían:

-¡Ovejón! ¡Ovejón! ...

Sin embargo, en la carretera no se distinguía nada, sino el sol aragüeño dorando la polvareda.

Nadie habíalo visto, pero la gente armada que en su seguimiento venía desde Zuata, atropellando el sendero, así lo aseguraba. Ellos dieron la voz de alarma. Tal huésped no era para dormir con las puertas de par en par, según la vieja costumbre de los vecinos, quién sabe si obligados por el cultivo que constituía una de las fuentes de su prosperidad: el ajo, el ajo que por cuentas de ristra, como blancas y nudosas crinejas colgaban en todas las ahumadas vigas de las cocinas, en las madrinas de los corredores, en las salas y aun en la misma sacristía de la vieja iglesia, por los grandes días de la cosecha, en aquel risueño poblado, el más alto orgullo de la feraz comarca.

Ovejón, como de costumbre, había desaparecido a la vista de sus perseguidores, en el momento trágico, cuando bien apuntado lo tenían y con solo tirar del gatillo de las carabinas, hubiese rodado hecho un manare el ancho pecho. Pero el bandido extendió ante ellos como una niebla cegadora y escapó. Ovejón. Ovejón sabía muchas oraciones.

Los grupos de curiosos desperdigábanse, volvían a sus casas comentando lo ocurrido: aquello era lo de siempre, carreras y sustos, y Ovejón haciendo de las suyas. A aquellas horas, cuán lejos estaría de los alrededores...

 


Con una suave tonalidad de violetas, en el vasto cielo iniciábase el crepúsculo, un crepúsculo de seda. En las colinas desnudas de altos montes tendíase un verde como nuevo y lozano, un verde de primavera, y en las crestas montañosas, un oscuro verde intenso, como el perenne de los matapalos laureles. Casi blanca, cual una flor de urape, la estrella de los luengos atardeceres, en el Poniente, en apariencia fija y silenciosa, prestaba al ambiente una dulcedumbre pastoril. Todo en la campiña era grave y apacible: sobre la alta flecha de la iglesia se espolvoreaba una rubia mancha de luz. En el paso del río, en medio de los cañamargales, el agua se deslizaba, clara, limpia, con un grato rumoreo, y en medio de las cañas y malezas brillaban destellos de sol azulosos y anaranjados.

Un mendigo, sucio y roto, abofallado el rostro, los labios gruesos y la piel cetrina, llena de nudos y pústulas, penosamente arrastraba un pie descomunal, hinchado, deforme, donde los dedos erectos semejaban cueros bajo una piel agrietada y escamosa. Un destello de sol violáceo y fulgente envolvía al mendigo, quien hacía por esguazar el río saltando sobre chatas piedras verdosas y lucientes por la babosidad del limo. A lo lejos un manchón de boras, cual una diminuta isla anclada en medio de la corriente, se mecía, y el nenúfar de los ríos criollos comenzaba a entreabrir sus anchos cálices sobre las aguas tibias. De cuando en cuando, desde una caña cimbreante, el martín pescador se dejaba caer como una flor de oro al agua y alzaba de nuevo revoloteando, entre sus gritos secos.

El mendigo se apoyaba en una vara alta y su burda alforja limosnera le colgaba a un lado, escuálida, sin que en ella siquiera se dibujara el disco abultado y duro de una arena aragüeña, dorada al rescoldo.

Avanzaba el mendigo y la luz fuerte y violácea hería sus ojos opacos, en tanto que tanteaba con la vara la firmeza de los pedruscos y alargaba con precaución su pie deforme. La babasa era traidora y la luz cegaba, y el mendigo cayó de bruces contra las piedras y la estacada, que cual una triple hilera de dientes enjuncados, resguardaba de los embates de las crecientes a aquellas pródigas tierras de labrantío, famosas ya, antes que el sabio germano las apellidara jardín.

A los ayes lastimeros del mendigo, surgió un hombre apartando la maleza. Era de mediana estatura y sus ojos fulguraban. Su mirar era inquieto, pero en las líneas duras de su boca vagaba en veces una sonrisa bonachona y mansa.

El hombre se lanzó al río, y como si el mendigo fuese un niño, lo tomó por debajo de los brazos y lo sacó con gran suavidad al talud. El mendigo era todo ayes y lamentos. Su carne podrida, magullada, no había cómo tocarla. El tobillo deforme sangraba. Un ñaragato con sus curvas y recias espinas rasgara profundamente aquellas carnes fofas. Gruesas lágrimas abotonábanse al borde de sus párpados hinchados.

El hombre levantó los ojos y miró alrededor. Su mirada fue larga y honda, como una requisitoria que llegara al fondo de los boscajes y las malezas. Y todo era calma y penumbra en la solemnidad del atardecer. Solo el martín-pescador, desde la caña cimbreante se dejaba caer como una flor de oro al agua y alzaba revoloteando, entre sus secos gritos.

El hombre se aproximó al mendigo, examinó la herida y con el agua del río comenzó a lavarla, como lo hiciera una madre a su tierno infante. La sangre no se detenía, no era violenta, pero sí continua. El hombre se alejó. Inclinado sobre la tierra buscaba entre los yerbajos. Se incorporó. Entre sus dedos fuertes tenía hecha una masa con unos tallos verdes. La aplicó a la herida y como el mendigo no tuviese un trapo propio para un vendaje, desabrochó la amplia camisa de arriero que le cubría del cuello a la pantorrilla, y sacó un pañuelo de seda, uno de esos vistosos pañuelos de pura seda, con que la gente que venía de Las Canarias gustaba regalarnos en su comercio de contrabando.

El mendigo veía hacer al hombre sin decir palabra y éste solo atendía a la herida.

Cuando la sangre se menguó, el hombre aplicó el vendaje. Ni la más ligera sombra purpurada teñía la albura de la seda. Una sonrisa de satisfacción apuntó a los labios del hombre.

El mendigo murmuraba:

-¡Gracias! ... Estoy curado.

El hombre:

-No tengas miedo. El cosepellejos cerrará tu herida.

El mendigo hacía por levantarse. El hombre le tendió la mano cordialmente y le puso en pie. Sus ropas estaban empapadas, adheridas al cuerpo. El hombre se deshizo de su camisola de arriero y se la obsequió.

El mendigo le miraba admirado; bajo la burda camisa, el hombre llevaba encima un terno fino de blanco hilo. Y mientras éste le ayudaba a cubrir con la camisola, le examinaba atento. Un detalle se fijó en su mente: los ojos eran brillantes, muy brillantes, y el pelo crespo y melcochado.

El hombre, al ponerle en sus manos la vara en que se apoyaba, recogió del suelo la alforja limosnera y viendo que ésta se hallaba vacía, desabrochó la ancha faja, de la que pendían un puñal y un revólver de grueso calibre, y de ella extrajo, una tras otra, muchas bambas y, como en ellas viniera un venezolano de oro, lo miró un instante y echó todo en la alforja y dijo:

-Para ti debe ser, porque por su boca salió.

El mendigo quiso besarle las manos. Era aquello un tesoro con que no había soñado nunca. Dábale las gracias y le bendecía. Caminaba tras él con la boca rebosando gratitud. El hombre se volvió y dijo:

-Hoy por ti, mañana por mí.

El sol ya no ofuscaba los ojos del mendigo. El poblado no estaba distante. Aún brillaba una dulce claridad en aquel largo atardecer de otoño y echó a andar alegremente, sin cuidarse de su pie deforme. Venus ya no era una nítida flor de urape, sino un venezolano de oro en la gloria del crepúsculo.

 


Aún el farolero no se había entregado a su habitual tarea. Su escalera hallábase arrimada a la pared bajo el farol por el cual comenzaba siempre. Adentro, en la pulpería, en un vaciar de tragos, comentaba junto con otros la última hazaña de Ovejón. En Zuata robara a un hacendado y matara un hombre a puñaladas.

A la puerta de la pulpería asomó la faz abofallada, llena de nudos y pústulas, el mendigo. Ante su pie deforme, todos callaron, esperando oír su voz plañidera implorando la caridad, en tanto que su mano escuálida alargara el sombrero, sucio y deshilachado, para recoger la dádiva. Pero el mendigo se llegó hasta el mostrador y pidió un trago. Bajo la luenga camisola sentía la humedad de sus ropas, y tenía hambre y frío. Bebió la caña vieja y paciente se dio a masticar el pan duro de la mendicidad.

Los otros, sin verle, prosiguieron su charla.

Dijo el farolero:

-De que tiene oraciones, las tiene.

Un negro emburrador de caña en una hacienda vecina, pringoso y oliente a melaza, afirmó:

-Lo que tiene es un escapulario ensalmado. Mientras lo lleve encima, nunca le pegará una bala.

El pulpero, descreído:

-Lo que tiene son alcahuetes; ¡a que si le espanto un tiro con mi morocha se le acaba la gracia!

Un mocetón aindiado:

-Yo quisiera conocer a Ovejón por ganarme los quinientos pesos. Quinientos pesos dan a quien lo coja vivo o muerto.

El negro pringoso:

-Es muy fácil. Es un catire, de buen tamaño, con los ojos como dos monedas y el pelo como una melcocha bien batida. Anda, ve a buscarlo al monte. Cuando lo traigas me brindarás el trago.

El farolero:

-Este trago ya me lo estoy bebiendo. No hay mejor aguardiente como el de los velorios.

El mendigo hacía por ablandar entre su boca el ribete de una torta de cazabe e interiormente pensaba: "El hombre del río, el hombre del río es Ovejón. Quinientos pesos a quien le entregue vivo o muerto. El brujo. Ovejón, quien tiene el alma vendida. Si le entregara no pediría más. No me arrastraría por los caminos. Me curaría mi pierna. ¡Quinientos pesos! ... Con dinero, los médicos me sanarían". El mendigo metió la mano en su alforja en busca de otro pedazo de cazabe y sus dedos tropezaron con las monedas. Allí estaba el venezolano de oro. Tornó a pensar: "Ovejón debe tener muchos como éste. No tiene grima en dar. Es un buen corazón, y ¿por qué robará? Es caritativo. Éstos, los que aquí están, me tienen asco, no me hubieran lavado el pie. ¿Por qué inspiré lástima a ése, quien mata y roba en los caminos?" Y recordó sus ojos y sus cabellos melcochados. Su boca dura y su mansa sonrisa.

En la calle se sintió el paso largo y acompasado de una cabalgadura. El mendigo se volvió para ver.

En un caballo moro iba un hombre de altas botas jacobinas, con una cobija de pellón en el pico de la silla. Al pasar frente a la pulpería marchaba a todo andar. El hombre del caballo volvió la faz y los ojos del mendigo se encontraron con los del jinete. La boca de aquél se abrió, alargada, pero se cerró enseguida.

El pulpero sacó la cabeza para ver. El del caballo iba lejos; el pulpero observó:

-Buena bestia.

El mendigo interiormente: "Es él. Ovejón: le vi los ojos, lucían como dos monedas, como dos puñales".

El farolero:

-Voy a encender el farol.

El negro pringoso, mechificando al indio:

-¿Por qué no te has ido en busca de Ovejón? Cuidado si esta noche lo tropiezas metido en tu chinchorro. Anda por el pueblo. Esta noche es de patrulla. Cuidado con Ovejón.

El mendigo, para sí: "Era él, era él. Va huyendo. Mató a uno. Robó a otro. ¿A quién mataría? ¿A quién robaría?".

Por el camino se acercaban cuatro hombres corriendo. Venían armados. Entraron de sopetón en la pulpería.

-¿No le han visto pasar?

El pulpero:

-¿A quién? ¿A quién?

-¡A Ovejón! ¡A Ovejón!

Todos se vuelven asombrados:

-¡A Ovejón! ¡A Ovejón!

Los hombres:

-Se ha robado la yegua mora. ¡La montura y las botas del general!

Los hombres:

-¿No le han visto pasar?

El pulpero:

-Uno pasó.

Los hombres:

-¿En la yegua mora?

El pulpero, volviéndose al mendigo:

-Mira tú, que te pusiste a mirar. ¿Era una yegua mora?

El mendigo:

-No la vi.

El pulpero:

-Suelten la potranca. Ella buscará el rumbo de la madre.

El indio:

-Suelten la potranca y los quinientos pesos serán nuestros.

El mendigo se escurrió como una sombra. A lo largo de la calle se alejaba renqueando. El farolero encendía los mecheros. La gente armada soltaba la potranca y corría tras ella. El mendigo había dejado atrás la última casa del poblado y se perdía en la carretera. Se detuvo en un recodo. Era aquél un paso estrecho y peligroso. Se agazapó contra el talud.

Pronto sintió el correr menudo de la potranca. Era una potranca nuevecita. A lo lejos se oía el voceo de los hombres, quienes venían reclutando voluntarios. El trote se hizo más cercano. La potranca estaba allí, en el recodo. El mendigo alzó su palo con ambas manos y lo descargó con fuerza sobre la cabeza del animal. La potranca se detuvo, aturdida. Otro golpe le hizo precipitar al barranco.

El mendigo ganó los sombríos cafetales e interiormente murmuraba: "Hoy por ti, mañana por mí."

Y Venus, en el ocaso, resplandecía como un venezolano de oro.

 
Luis M. Urbaneja Achelpohl: Selección de cuentos, 1976